Pon a prueba tu cabello

Si quieres tener un cabello suave, necesitas tener un cabello fuerte.

Cuando se trata del cabello, todos queremos que brille y que esté suave, delicado y saludable. Lo que no queremos es verlo dañado, con puntas abiertas, ni con pérdida de color. El cabello ha de ser elástico y resistente a las roturas. En otras palabras: necesitamos un cabello fuerte. ¿Cómo puedes saber si tienes un cabello fuerte? La fuerza depende de la porosidad y la elasticidad.

Evalúa la porosidad del cabello para medir su capacidad para absorber y retener agua. La próxima vez que te laves y seques el pelo con una toalla, tócalo con las manos y siente cómo está. Si lo notas muy húmedo, lo más probable es que sea más poroso. Cuando el cabello es poroso se vuelve seco y más propenso a daños. Un cabello poroso es un cabello débil.

Por otro lado, si notas el cabello seco después de secarlo con una toalla, significa que está menos poroso y por lo tanto más saludable. Si tienes mucha curiosidad, puedes hacer una prueba rápida dejando caer unos mechones de cabello limpio y seco en un recipiente con agua. Después de unos minutos, si el cabello se hunde, tiene una porosidad elevada porque absorbe el agua rápidamente y se hunde. Si tu cabello flota, tiene poca porosidad y por lo tanto es más fuerte.

Para probar la elasticidad del cabello, necesitas estirar un mechón mientras está mojado. Cuanto más puedas estirar el cabello, más elástico y sano está. El cabello saludable, cuando está mojado, se estirará hasta un 50% de su longitud original y regresa a su forma y tamaño normal sin romperse. Un cabello poco saludable (seco) solo se estira un 20% de su longitud original. Pero recuerda, no es una buena idea peinar el cabello mientras está mojado. No debes estirarlo hasta el punto de rotura, así que ten cuidado.

cuidar el cabello

Aquí te mostramos algunos trucos sencillos para mantener el cabello fuerte: Sigue leyendo